En la vocación específica que estamos llamados a vivir, estos vientos pueden agotarnos. Pienso en los que asumen tareas importantes en la sociedad civil, en los esposos que, no sin razón, me gusta llamar “los valientes”, y especialmente en quienes abrazan la vida consagrada y el sacerdocio. Conozco vuestras fatigas, las soledades que a veces abruman vuestro corazón, el riesgo de la rutina que poco a poco apaga el fuego ardiente de la llamada, el peso de la incertidumbre y de la precariedad de nuestro tiempo, el miedo al futuro. Ánimo, ¡no tengáis miedo! Jesús está a nuestro lado y, si lo reconocemos como el único Señor de nuestra vida, Él nos tiende la mano y nos sujeta para salvarnos.

Y entonces, aun en medio del oleaje, nuestra vida se abre a la alabanza. Esta es la última palabra de la vocación, y quiere ser también una invitación a cultivar la actitud interior de la Bienaventurada Virgen María. Ella, agradecida por la mirada que Dios le dirigió, abandonó con fe sus miedos y su turbación, abrazó con valentía la llamada e hizo de su vida un eterno canto de alabanza al Señor.

Queridos hermanos: Particularmente en esta Jornada, como también en la acción pastoral ordinaria de nuestras comunidades, deseo que la Iglesia recorra este camino al servicio de las vocaciones abriendo brechas en el corazón de los fieles, para que cada uno pueda descubrir con gratitud la llamada de Dios en su vida, encontrar la valentía de decirle “sí”, vencer la fatiga con la fe en Cristo y, finalmente, ofrecer la  propia vida como un cántico de alabanza a Dios, a los hermanos y al mundo entero. Que la Virgen María nos acompañe e interceda por nosotros. Mensaje del Santo Padre por la 57º Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones.

Texto bíblico: San Juan 10, 27-30
En aquel tiempo, dijo Jesús: «Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno.»

Reflexión
“Nadie puede arrebatarlas (a las ovejas) de las manos del Padre” como buen Pastor que es, como guía que cuida, como Padre que ama sin medida. Estamos protegidos por las manos de alguien que nos quiere. Unas manos que acarician, cuidan y curan. Unas manos que nos protegen de todo peligro, ante todo enemigo. Unas manos que nos ayudan a crecer, que nos aprietan para sentirle cerca, que nos acarician y consuelan.

En sus manos confiamos para no caer, en sus manos descansamos de la dura tarea, en sus manos confiamos para aprender. Cogidos de la mano de Él, protegidos por su compañía, somos capaces de emprender caminos nuevos, aventuras y proyectos que llenen de novedad lo que somos. Unos
proyectos llenos de evangelio porque sus manos nos ayudan a moldearlos, nos protegen de los miedos, nos arropan en las dudas.

Confiemos que estamos en las manos de Dios y que nos sostienen y empujan con delicadeza para seguir adelante, aunque nos pese el futuro o nos paralice la incertidumbre y la escasez vocacional en nuestra Orden. Confiemos que estamos en las Manos del Padre y que no dejará nunca que nadie nos arrebate de
su lado.

Una característica de nuestro modelo formativo
Universal: Formar con visión de universalidad y de ecumenismo es ser capaces de mirar más allá de las propias fronteras, ampliar el horizonte geográfico, conceptual, estructural, dinámico y espiritual que tiene la Orden, para actuar con gestos y actitudes universales, dentro de una concepción de globalidad. La
Orden está presente en muchas partes del mundo, como testimonio de la universalidad del carisma. Esta realidad nos estimula a respetar los valores que tienen las diversas razas, culturas, grupos humanos concretos, religiones y lenguas, para que tratemos de encarnar el carisma y el espíritu de Juan de Dios.

Petición del día
Creer quiere decir renunciar a uno mismo, salir de la comodidad y la rigidez del propio yo para centrar nuestra vida en Jesucristo. Te pedimos Señor por nuestras comunidades para que cada día sigamos renovando nuestra opción por Jesucristo que sigue vivo entre nosotros y nos invita a renovar y promover
nuestra vida espiritual y fraterna. Oremos

Oración por las Vocaciones Hospitalarias.

Padre de misericordia, que has entregado a tu Hijo por nuestra salvación y nos sostienes continuamente con los dones de tu Espíritu, concédenos comunidades cristianas vivas, fervorosas y alegres, que sean fuentes de vida fraterna y que despierten entre los jóvenes el deseo de consagrarse a Ti y a la evangelización.

Sostenlas en el empeño de proponer a los jóvenes una adecuada catequesis vocacional y caminos de especial consagración. Dales sabiduría para el necesario discernimiento de las vocaciones de modo que en todo brille la grandeza de tu amor misericordioso.

Que María, Madre y educadora de Jesús, interceda por cada una de las comunidades cristianas, para que, hechas fecundas por el Espíritu Santo, sean fuente de auténticas vocaciones al servicio del pueblo santo de Dios.

Amen