Mitos acerca del suicidio, una charla constructiva

Fotografía tomada de Vatican News.

También a nosotros Jesús nos concede los dones necesarios para curar y amar como él lo hizo.

En la Audiencia General de este miércoles 30 de septiembre, el Papa Francisco recordó el camino recorrido durante las catequesis de estos meses sobre cómo sanar el mundo que sufre “por un malestar que la pandemia ha evidenciado y acentuado”. La dignidad y la solidaridad, recordó el Santo Padre en el Patio de San Dámaso, son “vías indispensables para promover la dignidad humana y el bien común”, anclados en los principios de la doctrina social de la Iglesia, guiados por la fe, la esperanza y la caridad.

Papa Francisco invitó a contemplar y apreciar la belleza de cada ser humano y de cada criatura, porque “cada uno de nosotros es querido, cada uno es amado, cada uno es necesario” y “cada criatura tiene algo que decirnos de Dios creador”.

Por este camino, dijo Francisco, “podremos regenerar la sociedad y no volver a la llamada {normalidad}, que es una normalidad enferma, de hecho, enferma antes de la pandemia, porque esta normalidad estaba enferma de injusticias, desigualdades y degrado ambiental”.

El Papa Francisco invitó a “regenerar la sociedad y no volver a la llamada ‘normalidad’, porque estaba enferma de injusticias, desigualdades y degrado ambiental”. También invitó con urgencia a ‘generar buenas políticas, diseñar sistemas de organización social en la que se premie la participación, el cuidado y la generosidad, en vez de la indiferencia, la explotación y los intereses particulares’.

Puede ver la Audiencia General del Papa Francisco haciendo clic en el siguiente link.

Audiencia general del Papa Francisco