Soy el Hno. Martin Quarmby y soy miembro de la Provincia de Oceanía. Vivo en Sidney, Australia. Al reflexionar sobre mi vocación por la Hospitalidad, pienso en mis más de 50 años de profesión religiosa. Tras mis votos temporales, estudié enfermería psiquiátrica – un campo que me ha dado grandes satisfacciones. La vulnerabilidad de nuestros pacientes, los enfermos mentales, me planteó el desafío de ser verdaderamente un “hermano” para ellos.

 

Me dio una satisfacción aun mayor ver cómo algunos de nuestros pacientes recuperaban su estado de salud al mejorar la atención psiquiátrica y los tratamientos que recibían. Sé que habría podido ser bastante eficaz como enfermero psiquiátrico laico, pero en mi comunidad religiosa encontré los ánimos y el apoyo que necesitaba a nivel personal.

 

Descubrí que ser  un “hermano” para los demás es verdaderamente un camino de doble vía. Mi trabajo en psiquiatría también me brindó las competencias necesarias para trabajar durante cierto tiempo en un centro para toxicómanos cuyos clientes son la población de aborígenes australianos. Durante un tiempo, mi Provincia me trasladó a Kalgoorlie, Australia Occidental, para que formara parte de un equipo de dos Hermanos que colaborarían con las Hermanitas de los Pobres que vivieron un momento difícil en el centro para toxicómanos que habían fundado con un sacerdote misionero carismático, el Rev. Maurice Toop. Las Hermanas también hacen el voto de Hospitalidad y fue maravilloso ver como se complementaban nuestras dos maneras distintas de expresar el mismo carisma.

Compartir este contenido