«Oramos unos por otros, y todos oramos por el mundo entero, especialmente por aquellos que están sufriendo mucho como resultado de esta pandemia». Pidió nuestro Superior General desde Roma a la Familia Hospitalaria

Roma, 23 marzo 2020

 COVID – 19 (2)

 A todos los hermanos y colaboradores, miembros de la familia Hospitalaria del Hospital de San Juan de Dios

Queridos, una semana después de mi primera comunicación, os envío información    actualizada sobre las Casas de la Orden en relación con la pandemia del coronavirus, que lamentablemente sigue extendiéndose por todo el mundo.

En los medios de comunicación ha aparecido cómo se está propagando el virus, y cómo cada vez más personas están infectadas. En este momento, el epicentro sigue siendo Europa, donde en la práctica casi todos los países se ven afectados y han adoptado medidas de observancia cada vez más restrictivas. Italia y España, seguidos de Francia, Alemania y el Reino Unido, son los países con mayor número de infectados y muertes, especialmente los dos primeros, donde las cifras de infectados y los fallecidos están alcanzando niveles impensables, y lo peor es que todavía no sabemos cuándo comenzarán   a disminuir.  En algunas áreas, el sistema de salud local está en el límite de la saturación, y esto hace que todo sea más difícil.

Fuera de Europa, los casos están creciendo en Estados Unidos, al igual que Canadá, mientras que en casi todos los países de América Latina y el Caribe se están tomando medidas estrictas para prevenir infecciones, aunque solo se han producido algunos casos.

En Asia parece que se está controlando la situación, en China y también en Corea del Sur, pero siguen en vigor estrictas medidas restrictivas. Así como en algunos países asiáticos, en Australia y el Pacífico, también se están adoptando medidas restrictivas, porque se han producido los primeros casos de contagio.

La pandemia está llegando a África, donde se pide a todos los países que tomen las mismas medidas para prevenir la propagación del virus, también debido a las dificultades adicionales.  Muchas naciones ya se están moviendo en esta dirección, y esperamos que puedan contenerla.

Con respecto a los Centros y Casas de la Orden, y teniendo en cuenta la información que hemos recibido hasta ahora, se actualizan de la siguiente manera.

No hay hermanos o colaboradores infectados en las Casas de la Orden, excepto:

Italia: Por el momento ningún hermano está infectado, así como algunos colaboradores de la provincia de Lombardía-Veneta y del Hospital de la Isla Tiberina.  Por el momento, el problema más grave está en el norte, donde los servicios de salud están cerca de la saturación.   Nuestro hospital en Grass es el que más está sufriendo en este sentido; los otros Centros por el momento se encuentran mejor.

España: Es donde actualmente estamos más afectados. Un hermano de 97 años ha muerto de coronavirus y hay 9 infectados, entre Hermanos de las Tres Provincias y un religioso que trabaja en uno de nuestros Centros.  Por el momento están bien y no necesitan hospitalización, algunos son asintomáticos.  En cuanto a los Colaboradores, hay un centenar de resultados positivos en Covid-19.  Madrid sigue siendo el punto más crítico, seguido de Cataluña y el País Vasco.  Nuestros Centros están haciendo un gran trabajo, en coordinación con las Administraciones Públicas, y en algunos están hospitalizados enfermos de coronavirus.

Austria: La situación aquí es más tenue, pero al 19 de marzo había al menos seis empleados infectados.

También hay que tener en cuenta que las personas infectadas, hermanos y colaboradores, causan un número importante de otras personas que deben estar en cuarentena o aisladamente.

Pido a todos que se unan en oración con la Iglesia y con toda la Familia Hospitalaria de San Juan de Dios, que pidan al Señor que sane a todos los afectados por el virus y de manera especial para los miembros de nuestra Familia, Hermanos y Colaboradores, que han sido infectados.

En nombre de la Orden, quiero dar las gracias a los hermanos y colaboradores que hoy en día están dando lo mejor de sí mismos para ayudar a los enfermos y a sus familias en la lucha contra esta pandemia. Estamos muy orgullosos de  ustedes, porque una vez más  están brillando el carisma y la misión de la hospitalidad, yendo mucho más allá de los discursos y las palabras: con su compromiso,  muchas veces empujado al límite,  esforzándose por sonreír incluso cuando no le apetece, con su búsqueda constante de recursos y medios para cuidar mejor a los enfermos, como buenos samaritanos, como  tantos San Juan de Dios que se multiplican por el bien de los que sufren, los que tienen miedo,  los ancianos  asustados y el joven preocupado.  Para estos  enfermos sois el Arcángel Rafael que trae el consuelo y el amor de Dios, la ternura y la humanidad.    ¡Muchas gracias!  Por lo que estás haciendo te mereces el aplauso de todos, esos aplausos espontáneos que la gente te dirige en muchos lugares. Sabemos que el Señor no nos olvida, para ello tenemos la esperanza y la confianza de que ganaremos esta batalla.

En algunos países el virus aún no ha llegado, o al menos ha infectado a unas pocas personas. Pido a los hermanos y colaboradores que, si aún no lo han hecho, tomen las medidas preventivas necesarias en los Centros y Comunidades lo antes posible. Esta pandemia está resultando más dura de lo que imaginamos, todavía no sabemos cuánto durará.  Insto a todos a que tomen las medidas indicadas por las autoridades y aquellas que, por experiencia, sabemos que son necesarias.  Lo recuerdo en particular a los países africanos, que ya han sufrido el ébola.  Actívese inmediatamente y tomen todas las medidas y protocolos del caso, mirando esa experiencia difícil y triste.

Estamos en el tiempo de Cuaresma, nuestro camino a la Pascua. Vivimos este momento litúrgico con el dolor y la tristeza que acompañan el sufrimiento causado por la pandemia, pero con esperanza en el Señor de la Vida y la confianza de que, con Su ayuda,   superaremos estos momentos difíciles.

Renuevo la exhortación a los Superiores Provinciales y Locales para que tomen las medidas necesarias en las provincias y en cada comunidad para evitar el contagio, incluida la cancelación de reuniones comunitarias, de cualquier tipo que sean.

Doy las gracias a los Superiores Provinciales por la información que nos están enviando sobre cómo la epidemia está afectando a cada provincia. Sigan enviándonos noticias actualizadas, porque de esta manera podemos a su vez informar a toda la Orden y sobre todo estar más cerca.

Son tiempos difíciles, y las cosas parecen empeorar aún más.  Con las precauciones adecuadas y siempre respetando las normas, con cuidado y atención, también es el tiempo de la hospitalidad, para ponernos a disposición de los demás, para servir con el ejemplo, como lo hicieron los que vinieron antes que nosotros.  Recuerdo en particular a San Juan Grande, que en 1600 murió en Jerez de la Frontera (España) tras contraer la peste, llevando la hospitalidad a las consecuencias extremas, al igual que nuestros hermanos,   murió de ébola.

Oramos unos por otros, y todos oramos por el mundo entero, especialmente por aquellos que están sufriendo mucho como resultado de esta pandemia.

Os saludo fraternamente en San Juan de Dios.

Fra. Jesús Etayo, O.H.

Superior General

Compartir este contenido