Roma, 08 de diciembre 2021
Prot. N. PG062/2021

NAVIDAD 2021
“Ha aparecido la gracia de Dios” (Tít. 2,11)

A TODOS LOS MIEMBROS DE LA FAMILIA DE SAN JUAN DE DIOS
Mis queridos Hermanos, Colaboradores y amigos:

Nos estamos acercando a la Navidad y quiero enviaros mi felicitación con el deseo de corazón de que la gracia de Dios que nos trae la venida del Señor llene de luz y de esperanza a cada uno de vosotros y a vuestras familias, a las personas enfermas y que sufren por diversos motivos y en general a nuestro mundo, tan necesitado de la gracia y del amor de Dios.

Hace un año el mundo estaba confinado a causa de la pandemia del covid-19 y no obstante eso, también celebramos la Navidad, también el Señor nació, vivió y sufrió con nosotros aquellos momentos difíciles. Este año y aunque las cosas están bastante mejor, a causa principalmente de las vacunas, la pandemia sigue presente y por tanto todos hemos de ser muy prudentes y respetar las medidas sanitarias previstas. Ojalá pronto lleguen las vacunas a todas las partes del mundo para que todas las personas puedan estar a salvo de este virus. Ojalá también quienes rechazan las vacunas, por su bien o al menos por el bien de los demás, entiendan la necesidad de vacunarse para combatir definitivamente la pandemia, tal y como los científicos y las autoridades, también las de la Iglesia, nos recomiendan. Pedimos al Niño Dios en esta Navidad, por las personas que sufren las consecuencias de la pandemia, sean del tipo que sean, tanto en nuestros Centros como en cualquier parte del mundo.

En la Navidad celebramos el misterio de la Encarnación de Dios, su presencia entre nosotros. ¡Qué gran misterio!, ¡pero qué gran realidad, qué gran regalo para nuestra humanidad! ¿Qué sería de nosotros si Dios no hubiese tenido compasión de nosotros, siempre pobres, como estamos viendo en la pandemia, ciegos casi siempre, perdidos en la vida muchas veces y en definitiva abandonados a nuestra suerte entre sombras, guerras y contiendas que nos autodestruyen? Pero no, por puro amor Dios ha decidido hacerse presente entre nosotros, caminar con nosotros, compartir nuestra vida. Encarnándose a través de su Hijo, la gracia de Dios ha aparecido en el mundo para ofrecernos la vida y la salvación. Es el gesto de hospitalidad más grande jamás visto: Dios acampó entre nosotros y su gracia llenó de vida y de luz el mundo. ¡Preparémonos para acoger su llegada!

Es verdad que cuando miramos a nuestro alrededor, vemos todavía mucho dolor y sufrimiento, muchas contiendas y agresividad, falta de respeto a las personas más pobres y necesitadas, a la tierra, al medio ambiente y tantas otras realidades de oscuridad. Pero en medio de todo ello, este año el Niño Dios nacerá en Navidad para portarnos la paz, la vida y la salvación. Es la semilla que Dios ha plantado y que triunfará en el mundo. Esa será su última palabra.
2
Esta semilla de Dios está presente en nuestro mundo de muchas formas y concretamente a través de muchos gestos de amor y de hospitalidad que también nuestra Familia de San Juan de Dios realiza constantemente. En este tiempo de pandemia estamos viendo muchos de esos gestos en las Provincias y las Casas de nuestra Orden, a través de programas y acciones que son expresiones claras de la presencia de Dios en el mundo y en definitiva de la Navidad. Necesitaríamos mucho espacio para referirlas todas, señalo solo algunos ejemplos:

En La Habana (Cuba) el Hogar San Rafael para ancianos, desde marzo de 2020 y debido a las restricciones, lleva cada día la comida a sus casas a un grupo de unos 40 ancianos enfermos y necesitados, en 6 barrios distintos. Algunos son aquellos que debido a la pandemia no pueden venir a la Casa por el confinamiento.

La presencia del amor de Dios se hace realidad igualmente en India, donde nuestros Hermanos de la Casa de Poonamallee han ayudado, durante la pandemia, a un grupo de pobres y ancianos con alimentos y productos de primera necesidad. Han sido muchos los proyectos de ayuda a personas pobres y sin recursos y muchos los programas asistenciales dirigidos a los enfermos y sus familias en este tiempo de pandemia, incluyendo también la atención espiritual, tan importante en estas situaciones. Los hermanos, colaboradores y voluntarios habéis sido verdaderos ángeles de Dios junto a los enfermos.

El último que señalo es El proyecto «Conectando Emociones» de nuestro Centro Sociosanitario de Esplugues de Llobregat en Barcelona, cuyo objetivo era reducir el sentimiento de soledad y angustia que pudieran sufrir los pacientes ingresados en el Centro por no poder recibir visitas durante el confinamiento a causa del coronavirus. Para ello promueven los contactos familiares a través de videollamadas (vía WhatsApp) entre pacientes ingresados y familias, en los que se detecta esta necesidad emocional. En muchos otros Centros se han puesto en marchas programas similares o de otro tipo para ayudar a los enfermos y a las familias, algunos programas se han desarrollado en el ámbito de la salud mental, de la inclusión social o de las tóxico dependencias, como el programa VIVO en el hospital de Manizales (Colombia) para la atención a las adicciones de niños, niñas y adolescentes. Gracias a todos, porque con vuestra creatividad y compromiso habéis entendido que era “la hora de la hospitalidad” y habéis hecho presente al Dios encarnado en medio de los enfermos y necesitados, expresión viva de la Navidad.

El próximo año celebraremos dos eventos muy importantes por su significado y su trascendencia: Los 450 años de la aprobación de la Orden como Instituto religioso bajo la Regla de San Agustín, siendo reconocida nuestra familia religiosa como “Fraternidad Hospitalaria de San Juan de Dios” por el Papa San Pio V el 1 de enero de 1572, con la bula Licet ex debito y por otra parte celebraremos los Capítulos Provinciales, con el permiso de la pandemia. Ambos nos brindan la ocasión de agradecer al Señor la vocación de hospitalidad que hemos recibido y de escuchar la voz de su Espíritu, para seguir respondiendo con fidelidad y para discernir y orientar la vida de la Orden en los próximos años, siguiendo el ejemplo y el espíritu de San Juan de Dios, nuestro Fundador. Animo a todos a vivir estos acontecimientos con gozo y con el máximo compromiso.

Deseo para todos, Hermanos, Colaboradores, Voluntarios, Bienhechores y amigos de la Orden, enfermos y asistidos en nuestros Centros, unas felices fiestas de Navidad y un próspero año nuevo 2022. Igualmente, para todas vuestras familias. Para todos los Hermanos y Colaboradores que estos días estaréis junto a los enfermos y a las personas asistidas en nuestros Centros, especialmente el Día de Navidad, mi más sincero agradecimiento y reconocimiento por vuestro testimonio de hospitalidad, haciendo visible una vez más que ha aparecido la gracia de Dios entre nosotros, a través del Niño Dios que ha nacido en Belén.

¡En nombre de toda la Familia Hospitalaria de San Juan de Dios de la Curia General, Hermanos y Colaboradores, os deseo a todos una Feliz Navidad llena de esperanza y hospitalidad!

Hno. Jesús Etayo
Superior General