Bajo el título de “Identidad y Misión del Religioso Hermano en la Iglesia”, los hermanos se dieron cita en Santa María del Lago: Casa de Encuentros Pastorales (Chinauta), de las Hermanas Bethlemitas, con el objetivo de dar un espacio para la reflexión personal y comunitaria, ejercicio enriquecedor dentro de la dinámica anual de la vida de los Hermanos que fortalece el carisma Juandediano de la Hospitalidad.

 

Durante la semana se contó con el acompañamiento del Padre Luis A. Gonzalo Díez, quien con sus orientaciones y predicación compartió conocimientos y propuso reflexiones a los participantes sobre algunos temas relacionados con la Vida Religiosa a partir de una mirada al pasado, al futuro, pero sobre todo, al presente, analizando los desafíos del mundo actual. Así mismo se trataron otros temas como la revitalización de la Vida Consagrada, el discernimiento, los nuevos escenarios de la Vida Consagrada, los procesos transformadores, la diferenciación de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, la comunicación, el compromiso, entre otros.

Sobre los ejercicios espirituales el Padre Gonzalo Díez afirma “Se trata de un acompañamiento de los Hermanos para estimular su proceso de crecimiento como consagrados y su integración en la vida comunitaria al servicio de la misión”.