Aquel Domingo, 25 de octubre de 1992, el Papa San Juan Pablo II, en la Homilía hizo mención especial de los siete Hermanos hospitalarios de Colombia: “… por ser los primeros hijos de esa querida Nación que llegan al honor de los altares.

Con una emotiva celebración eucarística en la Curia Provincial – Capilla Antigua, presidida por Monseñor Fabián Marulanda obispo emérito de Florencia, recordamos a los 95 Hermanos de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios que sufrieron el martirio por haber mantenido y confesado su fe, sirviendo a los enfermos y necesitados en fidelidad a la Hospitalidad que habían profesado, durante la guerra civil que ensangrentó la tierra en España en los años 1936 a 1939.

Estos Hermanos, sin preocuparse del peligro que les acechaba, permanecieron en su puesto desempeñando el apostolado de caridad con la ordinaria dedicación, sin dejarse intimidar por los insultos y amenazas de muerte, aceptando voluntariamente el martirio. Entre ellos recordamos a los siete Hermanos Colombianos que el 09 de agosto de 1936 fueron martirizados en Barcelona: los beatos: Arturo Ayala Niño, Rubén de Jesus López, Eugenio Ramírez, Juan Bautista Velásquez, Esteban Maya, Melquiades Ramírez y Gaspar Páez.

También celebramos la renovación del ministerio extraordinario de la Sagrada Comunión de un grupo de voluntarios. Ellos se han preparado para continuar el testimonio de caridad en las Clínicas y Hospitales administrando la Sagrada Comunión a sus hermanos más necesitados.