El Hno Jesús Etayo, Superior General de La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, se dirige a toda la Familia Juandediana de América Latina y el Caribe.
Señala que la pandemia no puede detenernos, a pesar de los temores que nos asalten, debemos avanzar y acoger la Palabra de Dios, de no tener miedo, porque viene El Señor en nuestra barca. Así como con todo este proceso de reconfiguración regional, en lo hecho y en lo que viene.

Para este proceso que estamos iniciando como una sola Provincia, son muy necesarias la celeridad, la prudencia, el sentido común con las personas y con la forma de hacer los cambios que deben hacerse. Las cosas se harán buscando lo mejor para personas y Provincia, para ir adelante con lo que el Señor nos pide y que era el sueño de nuestro fundador, San Juan de Dios: traer a los enfermos y necesitados, y servirles como deseaba.

Es nuestro sueño también, es a lo que nos envía el Señor, a servir con hospitalidad (amor y misericordia) a los enfermos y necesitados.