Una tapa de plástico, de esas de botellas de agua o gaseosa, se convierte ahora en la posibilidad de ayudar a los niños de poblaciones vulnerables, gracias a la campaña “Tapas Hospitalarias” que promueve Amigos de San Juan de Dios.

 

Marcela Palacios, gestora de Proyección Social de la Provincia, explicó que todas las personas interesas en colaborar solo deben guardar las tapas plásticas y luego depositarlas en los envases destinados para esta actividad que se encuentran en la recepción de la Curia. Tambien pueden comunicarse al correo electrónico: dpalacios@ordenhospiatalria.com.co.

 

Para ella el beneficio de esta labor es doble. “Promueves el reciclaje y además tiene un estimulo adicional porque ayudas a niños que los necesitan”. Cada kilo de plástico se vende a empresas de reciclaje y la  intención es que los fondos reunidos serán destinados a la compra de ropa, que será entregada en el mes de diciembre  en el marco de la campaña de regalos que cada año se realiza.

Compartir este contenido