Mitos acerca del suicidio, una charla constructiva

La Sagrada Escritura atribuye a cada Arcángel una misión particular.

El día 29 de septiembre se celebra a los Santos Arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel, quienes aparecen nombrados en la Biblia, llevando a cabo misiones importantísimas encomendadas por Dios.

La existencia de los ángeles es una verdad de fe. Su presencia en la Biblia es el testimonio más incontestable. Se trata de seres incorpóreos, espirituales, perfectos, creadas por Dios al principio de los tiempos con el objetivo de hacerlos sus siervos y mensajeros. Ellos siempre y para siempre han contemplado el rostro de Dios, listos para precipitarse a cada uno de sus comandos, atentos oyentes y ejecutores de Su palabra.

Los ángeles son seres espirituales creados por Dios por una libre decisión de su Voluntad divina. Son seres inmortales, dotados de inteligencia y voluntad. La misión de los ángeles es amar, servir y dar gloria a Dios, ser mensajeros y cuidar y ayudar a los hombres. Ellos están constantemente en la presencia de Dios, atentos a sus órdenes, orando, adorando, vigilando, cantando y alabando a Dios y pregonando sus perfecciones.

Es verdad que los ángeles son muy importantes en la Iglesia y en la vida de todo católico, pero son criaturas de Dios, por lo que no se les puede igualar a Dios ni adorarlos como si fueran dioses. También es muy fácil que se olvide de su existencia, por el ajetreo de la vida. Como afirma el autor de la carta a los Hebreos: “Pues todos los espíritus no son más que servidores y los manda Dios para bien de los que recibirán de Él la salvación” (Hebr. 1,14).

Por esta razón, la Iglesia ha fijado dos festividades para que, en dos oportunidades del año, se pueda recordar a los ángeles y a los arcángeles, agradeciendo a Dios.

San Miguel Arcángel

Es el guerrero que lucha contra Satanás y sus emisarios, también es el defensor de los que aman a Dios, es el protector del pueblo de Dios. Su nombre deriva del hebreo Mi-ka-El, que significa “¿quién como Dios?”.

San Miguel Arcángel es uno de los principales ángeles; su nombre era el grito de guerra de los ángeles buenos en la batalla librada en el cielo en contra el enemigo y sus seguidores. Su nombre se encuentra cuatro veces en la Escritura, por ejemplo, en el libro de Daniel 10,13-21 “El Ángel del Reino de Persia me ha hecho resistencia… pero Miguel, uno de los Primeros Príncipes, ha venido en mi ayuda… Nadie me presta ayuda para esto, excepto Miguel, vuestro Príncipe”.

San Gabriel Arcángel

Es uno de los espíritus más cercanos a Dios, frente a su Trono celestial. Él le reveló a Daniel los secretos del plan de Dios, anunció a Zacarías el nacimiento de Juan el Bautista y a María, el de Jesús.Es el ángel de la Encarnación y del Consuelo, en la tradición cristiana Gabriel es siempre el ángel de la misericordia mientras que Miguel es más bien el del juicio. Al mismo tiempo, incluso en la Biblia, San Gabriel, imparte el poder del ángel de Dios. Se le atribuye a Gabriel la destrucción de Sodoma y de las huestes Senaquerib, sin embargo, también lo recuerdan como el ángel que enterró a Moisés, y como el enviado a marcar la figura Tau en la frente del elegido. En literatura judía posterior se consideraba que los nombres de los ángeles tenían una eficacia peculiar, y el Museo Británico posee unos recipientes con inscripciones de sortilegios en hebreo, arameo y sirio en las que aparecen los nombres de Miguel, Rafael y Gabriel. Estos recipientes fueron encontrados en Hillah, lugar de Babilonia, y constituye una interesante reliquia judía.

San Rafael Arcángel

Él está frente al trono de Dios, gran amigo de Tobías lo acompañó y protegió a Tobías en su peligroso viaje, curó a su padre de la ceguera y a su futura esposa de la influencia del maligno.

El nombre de este Arcángel significa “Medicina de Dios” o “Dios ha obrado la salud” y no aparece en las Escrituras Hebreas ni en el Septuagenario, solamente en el Libro de Tobías. Allí aparece primero disfrazado en forma humana, como el viajero acompañante del hijo de Tobías, llamándose a sí mismo “Azarías, el hijo del gran Ananías”. La historia de esta travesía está llena de aventuras, y en ella es visible la influencia protectora del ángel que se muestra de diferentes maneras, incluyendo la atadura “en el desierto del alto Egipto” del demonio quien previamente había matado a siete esposos de Sara, hija de Raquel, y que es pintorescamente relatada en el Libro.

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, ha considerado desde su fundación al Arcángel San Rafael como el “Hermano Mayor”, por cuanto en la vida de San Juan de Dios se ofrecen testimonios de la presencia del Arcángel ayudando al Santo a cuidar de los pobres y de los enfermos.

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios los invita a elevar hoy, 29 de septiembre, sus oraciones a Dios, pidiendo la intercesión de los Santos Arcángeles. El 24 de octubre.

Este es el motivo por el que muchos de los centros y hospitales de la Orden estén bajo la vocación.